domingo, 24 de agosto de 2008

Medicina alternativa para tu salud

En la cultura oriental desde hace ya varios siglos, se sostiene que en el hombre y los seres vivos en general, tienen una energía que se le denomina como “chi” y esta compuesta por dos elementos que son el “yin y yang”, que en teoría son como los dos polos de un magneto (norte y sur). Entre estos dos polos existe un constante intercambio de energía, que es muy parecido a lo que ocurre con un imán.

Esta energía es la encargada de controlar y regular todos los procesos y mecanismos bioquímicos que establecen el funcionamiento de cualquier criatura.

Esta energía que se maneja en los organismos es la responsable del estado de salud de cualquier ser y puede modificarse por infinidad de factores, provocando cambios en la energía del organismo, manifestándose en enfermedades.

Es aquí en donde el biomagnetismo medico, por medio de la aplicación de imanes en puntos específicos del cuerpo, vuelve a regular y armoniza la energía del cuerpo para lograr su curación.

Actualmente hay estudios que al acercar un imán a un tejido vivo se produce un campo biomagnético en el interior de las células que permite un intercambio mayor de iones con una mayor entrada de potasio lo que aumenta la energía y por lo tanto favorece un mejor funcionamiento celular.

En palabras más sencillas esto significa que los imanes permiten que las células se revitalicen y funcionen mejor.

El Dr. Buryl Payne ha resumido los cambios que provocan los magnetos en 4 categorías:

  • Aumentan el flujo sanguíneo lo que favorece la oxigenación celular.

  • Favorecen el equilibrio del calcio lo que ayuda a la curación de las fracturas, disminuye la osteoporosis y depósitos anormales de calcio.

  • Restauran el ph normal el que generalmente esta afectado durante la enfermedad.

  • Actúan produciendo un equilibrio hormonal.

Ing. Ernesto Marín - BIOMAGNETISMO MEDICO

Teléfono: 266-1085.